viernes, 26 de febrero de 2010

China y la división de la historia

El historiador alemán Cristóbal Cellarius fue quien creó a finales del siglo XVII la división clásica de la Historia en tres edades: Antigua, Media y Moderna. A dicha división se le agregó a partir del año 1789 la Contemporánea, por lo que significó para el mundo occidental la Revolución francesa.



Cellarius basó su propuesta en el eurocentrismo, poniendo énfasis en el mundo clásico griego y en el Renacimiento.



Dejó de lado civilizaciones milenarias y en muchos aspectos más avanzadas, como la India y la China. ¿Por qué lo hizo? No sabemos, pero lo que sí sabemos es que no podía alegar ignorancia de las culturas orientales, sobre todo la China, porque el explorador veneciano Marco Polo la había dado a conocer en sus memorias, publicadas a principios del siglo XIV con el título “El libro de las maravillas”.



De acuerdo con esa división y ese enfoque de la historia, Grecia es la cuna de la civilización y es en la que se basa la educación de los occidentales, entre ellos los dominicanos.

Por eso nuestra educación adolece del desconocimiento de la historia de la humanidad, desde un punto de vista integral.



¿Se ha preguntado usted que estaba sucediendo en China cuando surgió la democracia en Atenas? Quizás no, quizás sí. No obstante, para aclarar esa interrogante y otras más, señalaremos lo que era China en cada una de esas edades clásicas en que se ha divido la historia. Cuando termina la Edad Antigua en el 476 con la caída del Imperio Romano de Occidente, China ya había inventado el papel y la pólvora y había construido gran parte de la Gran Muralla.



Lo que fue la larga Edad Media, diez siglos de oscurantismo para Occidente, que en ese momento era Europa, fue el tiempo de las dinastías Sui, Tang, Song, Yuan y parte de la Ming en China. Época de oro, invención de la imprenta antes que los europeos, la brújula, la Ruta de la Seda, ampliación de la Gran Muralla, grandes obras de arte, literatura, organización política y administrativa, ocupa el poder Wu Zetian, única mujer “emperador” de China, pionera en la lucha por la igualdad de género.



En 1453, cuando la toma de Constantinopla por los turcos otomanos termina la Edad Media y da paso a la Moderna, China está en el apogeo de la Dinastía Ming, instalada ya en el Palacio Imperial o Ciudad Prohibida. Cuando se produce la toma de la Bastilla en Francia, el 14 de julio de 1789, con lo que termina la Edad Moderna y comienza la Contemporánea, China está estable, creciendo económicamente bajo la dinastía Qing, la última dinastía, la manchú.



Desde siempre China fue la más poblada y como vimos más avanzada, y también desconocida, porque el mundo occidental, partiendo del enfoque eurocentrista no se interesó por conocerla e incluirla en la educación formal. Ahora China es una realidad insoslayable, es tiempo de estudiarla y quizá plantear una nueva división de la historia.

No hay comentarios: